¡Excursión a Guadalupe!

¡Oeeeee!Agitando las pañoletas de colores y cantando a pleno pulmón “¡¡Oe, oe, oe, oeeeeeeeee!!“, llegó el autobús a la parroquia de regreso. Felices, contentos y con ganas de repetir. Una experiencia preciosa que ha servido para unirnos más a Dios -a través de la Virgen- y entre nosotros. Si queréis revivir a través de éstas líneas esta excursión-peregrinación de catequesis, pinchad en algunaBuss fotos y descubriréis los vídeos que pudimos y no pudimos ver en el bus.

El día comenzó con un regalo de la Virgen, un detalle de cariño inesperado: al llegar a la Ermita de Ntra. Sra. del 2016-06-18-PHOTO-00003382Prado, al ser templo jubilar elegido para ganar la indulgencia por el Año de la Misericordia, el rector nos bendijo y entramos en ella atravesando su Puerta Santa como signo del deseo de atravesar las puertas del corazón de Dios, que nos abre de par en par. Allí celebramos la Misa, y le pedimos a Nuestra Madre que afianzase en los corazones de todos las cuatro actitudes del peregrino: la alegría, la generosidad, el afán de superación y la atención para no perder el camino ni distraernos con tentaciones.

Acabada la misa, reponemos fuerzas y al bus rumbo a la piscina natu2016-06-18-PHOTO-00003389ral de Castañar de Ibor, en la sierra de las Villuercas cercana a Guadalupe, un paraje natural frondoso donde apetece muuucho darse un buen baño. Pero esta vez, no íbamos a esa, sino ¡¡a comer y a jugar!!…y lo segundo duró más que lo primero.2016-06-18-PHOTO-00003411

Los seis equipos tuvieron que demostrar sus habilidades compitiendo en distintas pruebas, a cada cual más divertida y complicada.

2016-06-18-PHOTO-000034562016-06-18-PHOTO-000034472016-06-18-PHOTO-000034492016-06-18-PHOTO-00003436

¡Ahora sí, pusimos rumbo a la puebla de Guadalupe! Deseosos de ver a la Virgen y de poner a sus pies todas las peticiones, deseos e intenciones que llevábamos en el corazón, después de un ratito personal de oración, hicimos juntos una oración de consagración. Habíamos llegado a la meta acompañados por ella en todo momento, y eso mismo le pedimos: que nos siguiese acompañando durante toda nuestra vida en el camino hacia el cielo.

Foto grupo¡Y no podía faltar la foto de grupo! ¡Ya es tradición de todos los años! Pero esta vez, con el deseo de “coger el león más grande”.

También hubo tiempo para dar una vuelta por los alrededores, comprar algunos recuerdos, hacer algunas fotos y selfies, o entrar en un bar para tomar algo fresquito. Nos despedimos de la Virgen de Guadalupe con un “hasta luego” y volvemos al bus para regresar a casa, no sin antes pasar por la villa de un santo poco conocido que también nos ha acompañado en ésta peregrinación: San Alonso de Orozco, nacido en Oropesa y miembro ilustre de la Orden de San Agustín; como no pudimos ver el vídeo que habíamos preparado sobre su vida, os invito a verlo haciendo click en su imSaintAlonsoOrozcoagen.

En definitiva, un día espectacular, lleno de alegría, en el que todos habéis ayudado mucho a pasarlo fenomenal, en el que hemos aprendido cosas nuevas y hemos vuelto con nuevos amigos. Como dice el salmo 125: El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. ¡Gracias a todos de corazón!