Youcat

¿K es el YouCat?

¿¿”YouCat”??

Sí, éste es el nombre que se le ha dado al Catecismo Joven de la Iglesia Católica, una “traducción” al lenguaje, al modo de comprender y a la experiencia de fe de los jóvenes del siglo XXI, de un libro fundamental para cualquier cristiano como es el Catecismo de la Iglesia Católica. De las Jornadas Mundiales de la Juventud de RomaTorontoColonia Sidney surgió la idea de “traducir” el Catecismo al lenguaje  de la juventud, de acercar su mensaje al mundo de los jóvenes, y así nació el Youcat, un catecismo sencillo, ameno, complementado con imágenesdefinicionescitas de la Biblia, de santos o de maestros de la fe, e incluso de escritores no creyentes; todos estos elementos se complementan de tal forma que hacen asequibles de entender y de vivir las verdades fundamentales de nuestra fe.

IMG_20140110_123005

Los jóvenes que hemos participado en la JMJ 2011 de Madrid, somos unos privilegiados por haber recibido del Papa Benedicto XVI éste regalo que, como dice él mismo en el Prólogo, “no os regala los oídos. No os lo pone fácil. Pues os exige una vida nueva. Os presenta el mensaje del Evangelio como la «perla de gran valor» (Mt 13, 46), por la que hay que dejarlo todo“. A éstas palabras preceden otras que expresan su tremenda confianza en los jóvenes, en su deseo de “saber lo que es verdaderamente importante en la vida“, y son continuadas por una invitación que brota del corazón del Papa: “¡Estudiad el Catecismo! es mi deseo más ardiente (…) ¡Estudiad el Catecismo con pasión y constancia! ¡Dedicadle tiempo! Estudiadlo en el silencio de vuestro cuarto, leedlo con un amigo, formad grupos de trabajo y redes, intercambiad opiniones en Internet. ¡De cualquier forma, mantened conversaciones acerca de la fe!

Deseo

Tenéis que saber qué es lo que creéis. Tenéis que conocer vuestra fe de forma tan precisa como un especialista en informática conoce el sistema operativo de su ordenador, como un buen músico conoce su pieza musical. Sí, tenéis que estar más profundamente enraizados en la fe que la generación de vuestros padres, para poder enfrentaros a los retos y tentaciones de éste tiempo con fuerza y decisión. Necesitáis la ayuda divina para que vuestra fe no se seque como una gota de rocío bajo el sol, si no queréis sucumbir a las seducciones del consumismo, si vuestro amor no quiere ahogarse en la pornografía, si no queréis traicionar a los débiles ni dejar tiradas a las víctimas.

Y cuando os dediquéis con empeño al estudio del Catecismo quiero daros aún un último consejo: Sabéis de qué modo la comunión de los creyentes ha sido herida profundamente en los últimos tiempos por ataques del enemigo, por la entrada del pecado incluso en lo más interno, en el mismo corazón de la Iglesia. ¡No lo toméis como pretexto para huir del rostro de Dios! ¡Vosotros mismos sois el Cuerpo de Cristo, la Iglesia! Introducid el fuego nuevo y lleno de energía de vuestro amor en la Iglesia, por más que algunas personas hayan desfigurado su rostro“.

Éste deseo es el que nos ha impulsado a incluir en la web de la parroquia una sección dedicada a conocer mejor nuestra fe, para poder celebrarla más vivamente, tomarla como piedra angular de nuestro comportamiento diario y ser el fundamento firme de una oración sincera y madura. Así, comenzaremos profundizando en el Padre Nuestro, la oración de los hijos que nos enseñó el Hijo de Dios y que contiene todo lo que debemos pedir al Padre.